×

Lanjaron, el pueblo del agua

LANJARON EL PUEBLO DEL AGUA

Lanjaron, el pueblo del agua

De esas guerras de moros y cristianos que dictaron el fin de un reino, el de Granada, cuando Fernando el Católico conquistó Lanjarón en 1490 apenas queda un testigo: la vieja fortaleza musulmana, donde se amotinó Qasim el sublevado e hizo frente a las tropas enemigas con la consigna de vencer o morir. Hoy, estas centenarias piedras siguen vigilando el abrupto valle que se extiende hasta el mar, recortado por las montañas azules del sur de Sierra Nevada. Ahora es la paz absoluta la que sume al pueblo en un dulce letargo. Sosiego que se respira en el aire limpio, en sus tranquilas travesías bajo los tinaos, con sus casas blancas de flores y macetas.

Estos picos, los más altos de la península, a los que se aferra Lanjarón cual equilibrista en una de sus laderas, permanecen bajo un manto níveo todo el invierno que se funde en agua pura bajo el calor de la primavera. Se desliza bajo la tierra monte abajo, hasta el pueblo, donde brota en forma de fuentes de agua transparente, curativa, con propiedades medicinales gracias a los minerales de los que se ha impregnado en su camino desde las cumbres.

Al andar por Lanjarón la melodía del agua se siente, se escucha… Te envuelve todos los sentidos. Se dice que en este pequeño pueblo de Granada viven los más longevos del mundo ¿será por el agua? Sea por lo que sea, esta leyenda ya forma parte del ADN de la villa. No sólo es que el agua de las fuentes en Lanjarón se transforme aquí en arte, en poesía. Se ha convertido en su emblema. Así se homenajea a este bien de la naturaleza que lo ha bendecido siendo su festividad más famosa las fiestas del agua, que se celebran cada año en el solsticio de verano, la noche San Juan.

¿Qué ver en Lanjarón, en el pueblo del agua?

El Balneario de Lanjarón
Cuenta la leyenda que hace ya trescientos años un enfermo bebió de un manantial de Lanjarón y se curó de su dolencia. Desde ese suceso fue cobrando popularidad y sus fuentes comenzaron a usarse con fines terapéuticos. A principios del S.XX vive su esplendor y se convierte en refugio de la élite cultural y económica no solo de España: en busca de estas aguas virtuosas acuden nobles y monarcas, Federico García Lorca, Manuel de Falla, Virginia Wolf o Beltrán Rusell. En 1928 se construye el edificio de estilo neomudéjar con doble torre del Balneario de Lanjarón. Hoy funciona como hotel spa recientemente modernizado.

El Museo del Agua de Lanjarón
Cuatro salas didácticas con contenido audiovisual para entender la importancia vital del elemento primario en torno al que se articula el pueblo. El Museo del Agua de Lanjarón es una muestra de recorridos, historia, significado del agua en Lanjarón, e incluye itinerarios para disfrutar de ella en el propio parque natural en el que se enmarca este municipio.

Fuentes de Lanjarón, donde el agua es poesía
La banda sonora de Lanjarón es el agua. Sus calles y plazas están adornadas con numerosas fuentes donde brotan los chorros. Que es fresca y deliciosa, un placer al paladar, resulta obvio. Al trago sanador se le añade el color de las palabras, las del gran poeta que amó este pueblo: el agua en Lanjarón canta con la voz de Lorca, haciéndome soñar con los cuentos de la luna-luna en una noche de anís y plata.

Parte del artículo de Patricia Rojas para www.lacosmopolilla.com

Author

Lanjarón Rural consta de cinco apartamentos equipados, que siguen un estilo rústico alpujarreño. Nuestros apartamentos se destacan por sus inmejorables vistas de montaña y su exquisita localización, combinación perfecta para una estancia inolvidable.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*